“El coste de las licencias de apertura perjudican la puesta en marcha de nuevas actividades profesionales”

La asociación profesional UPTA Castilla-La Mancha explica que el coste de una licencia de apertura es superior a 600€ lo que perjudica a los emprendedores acumulando además, “un sinfín de papeleo que debe ser elaborado por profesionales colegiados”.

Según han explicado desde la asociación, hay dos tipos de licencias, las de las actividades inocuas y las de las clasificadas. Las actividades inocuas tienen un procedimiento de legalización más sencillo, aunque en cualquier caso es necesario aportar un informe/proyecto técnico completo donde figuren características del establecimiento y la actividad a desarrollar, que permita emitir, además, los correspondientes informes municipales, que variarán según las características y dimensión del negocio (informes urbanísticos, industriales, sanitarios, medioambientales o jurídicos).


Los profesionales acreditados para realizar este tipo de informes y proyectos técnicos son generalmente arquitectos, arquitectos técnicos, aparejadores e ingenieros técnicos industriales, que en todo caso estén colegiados, ya que será necesario incorporar el visado del colegio profesional.

El secretario general, César García, sostiene que “la preparación del papeleo necesario le puede llegar a costar a un autónomo entre un mínimo de 600 euros, hasta más de 1000 euros si se trata de una actividad de las denominadas inocuas, a lo que hay que añadir la Tasa Municipal, lo que significa que hoy en día no abres una actividad en Castilla-La Mancha por menos de 1000 euros”.

“Por otra parte la mayoría de los Ayuntamientos no han articulado la «licencia express», que aunque facilita la posibilidad de abrir en tiempo y te da seguridad jurídica, sigue teniendo la misma burocracia y los mismos costes” ha explicado el secretario general.

1.315 altas de autónomos en el mes de mayo

Según García, “los autónomos y autónomas de Castilla-La Mancha han reaccionado frente al Covid tal y como UPTA CLM anunció que lo harían“.

Tras la pérdida de 3.200 autónomos durante el estado de alarma por el Covid-19, el mes de mayo, registró 1.315 altas en el RETA. Estas altas de los autónomos se han realizado antes del fin del propio estado de alarma, puesto que son datos del mes de mayo. El número de autónomos afiliados al RETA en mayo de 2020 en Toledo es de 48.994, 469 más, que en el mes de abril.

García manifiesta que “ésta es la primera crisis en la que los autónomos hemos pasado de estar en la agenda de los políticos a estar en la agenda política, se ha notado la interlocución con las principales asociaciones de autónomos y se ha notado la implicación del Estado, Gobiernos Autonómicos y Municipales”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *