“La situación puede hacerse insostenible para los profesionales”

Las medidas de carácter excepcional que la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, a través de la Delegación de Sanidad Provincial de Toledo, impuso a los municipios de Seseña, Illescas, Cebolla y Yuncos, pueden repercutir gravemente a más de 3500 autónomos de estas localidades.

Los sectores más afectados por estas medidas son comercio y hostelería, que verán reducido sus aforos, horarios de trabajo, además, de no poder servir en barra.


Según los datos que maneja UPTA CLM e informó en anteriores comunicados, la hostelería estaba por debajo del 50% de facturación con respecto al mismo periodo del año anterior, y el comercio no llegaba al 60%, estas medidas aprobadas por la Junta agravan la situación de los autónomos y los abocan a cesar en su actividad, ya que muchos de ellos no aguantarán económicamente esta brutal embestida.

“Somos conscientes que la salud es lo primero”, comenta el Secretario General de UPTA CLM, César García, “sin embargo, y ante medidas sanitarias excepcionales, exigimos medidas económicas excepcionales”

Según la organización de autónomos “vuelve a fallar la interlocución. Se han tomado medidas sin análisis económicos y por eso, consideramos urgente y necesario tomar medidas que apoyen a estos autónomos antes de que nos carguemos el tejido empresarial de nuestra región”.

Pero no solamente son estos los sectores afectados, otros como las guarderías infantiles o las academias de apoyo escolar ven peligrar su apertura, más ahora cuando estas medidas podrían llegar a prolongarse 28 días.

Por ello, UPTA CLM considera necesario que se acometan al menos estas medidas económicas por parte tanto de la Junta como de la Diputación Provincial y Ayuntamientos:

Calificar a los autónomos de estos Municipios y de otros que seguramente estarán en un futuro en las mismas circunstancias, como autónomos de alta vulnerabilidad, siendo prioritarios en las resoluciones de ayudas y subvenciones.

Incluir en la futura línea de subvenciones Re-Inicia a estos autónomos como
prioritarios, hayan o no hayan percibido la subvención de apoyo económico a
autónomos y microempresas por causa del Covid 19.

Fomento por parte de las AAPP, de los canales de venta telemáticos, con ayudas específicas para que comerciantes y hosteleros puedan seguir ejerciendo su actividad,
y que contemplen ayudas a la presencia en la red, a equipos de comunicación, a
herramientas de venta, y a envases para el transporte de los productos en condiciones
higiénico sanitarias adecuadas.

Habilitar una línea especial de financiación para estos autónomos, a través del Instituto de Finanzas de Castilla La Mancha, a interés cero y de forma ágil y flexible.

Si el Estado no flexibiliza para estos autónomos en extrema vulnerabilidad las condiciones de acceso a la prestación ordinaria por cese de actividad, la Junta debería plantearse una ayuda similar para poder paliar esta catástrofe económica.