Dos tercios de los habitantes del Algarve obtienen ingresos del turismo

Dos tercios de los habitantes del Algarve obtienen ingresos del turismo

Alrededor de dos tercios de los ciudadanos portugueses que viven en el Algarve asumen que una parte o la totalidad de los ingresos de su hogar proceden del sector turístico, según un estudio publicado hoy.

De los más de cuatro mil encuestados validados por el proyecto RESTUR (Actitudes y Comportamientos de los Residentes: Contribuciones al Desarrollo de una Estrategia de Turismo Sostenible en el Algarve), el 67% (%) percibe ingresos procedentes del turismo, el 57% tiene profesiones vinculadas al sector y el 47% tiene familiares directos que trabajan en esta actividad económica.

“Notamos, como esperábamos, que hay un porcentaje muy alto de personas que tienen su actividad profesional relacionada con el turismo, o de alguna forma sus familias se benefician de estar profesionalmente involucradas en el turismo”, Patrícia Pinto, profesora de la Universidad del Algarve y responsable del estudio – que no tiene precedentes, ya que incluye, por primera vez, las opiniones de los residentes en los 16 municipios del distrito de Faro.

El coordinador de CinTurs – Centro de Investigación en Turismo, Sostenibilidad y Bienestar de la Universidad del Algarve, que habló con los periodistas al margen de la presentación del estudio, destacó que los habitantes del Algarve “perciben que el turismo tiene importantes impactos positivos en la región”.

En el marco del proyecto RESTUR -cuyos datos pueden consultarse en www.restur.pt – se recogieron y validaron 4.026 cuestionarios durante las temporadas alta y baja de turismo en el Algarve -antes y después de la pandemia de covid-19-, pero sólo entre ciudadanos portugueses. Los residentes extranjeros quedaron fuera de este universo.

Más del 90% de los encuestados destacan que el sector aumenta las oportunidades de empleo y contribuye al desarrollo de la economía local, mientras que ocho de cada diez algarvíos afirman que el turismo crea más negocios para la población residente.

Los residentes también tienen “una opinión favorable de su interacción con los turistas” y “están satisfechos” de que el Algarve sea un destino turístico consolidado, afirmó Patrícia Pinto.

“Están disponibles para adoptar algunas prácticas que pueden ayudar a que la región siga siendo un buen destino turístico, para proteger los recursos naturales, para implicarse en la promoción del destino”, añadió.

En cuanto a los “impactos negativos importantes” a nivel económico, el 91,5% indicó que la actividad turística aumenta el precio de las casas y del suelo, el 86,4% dijo que el turismo incrementa el coste de la vida y el 75,5% subrayó que los bienes y servicios son más caros.

A la pregunta de si están dispuestos a pagar más impuestos que podrían beneficiar a la actividad turística, sólo el 14% respondió afirmativamente, mientras que los impactos medioambientales se consideran más negativos que positivos: el 68% especifica problemas de tráfico, aparcamiento y accidentes y el 66,2% subraya que el turismo aumenta la contaminación, la basura y el ruido.

El presidente de la Región de Turismo del Algarve, João Fernandes, afirmó que el estudio demuestra que, entre los residentes, “no hay ninguna actitud de resistencia, ni antiturismo, lo que es muy positivo para un destino que ya es maduro y que lleva apostando por este sector desde los años 60 [del siglo pasado]”.

En la misma sesión, se presentó el estudio TurExperience (www.turexperience.pt), con un total de 2.729 turistas encuestados, que evaluaron el impacto de las experiencias turísticas, a lo largo del año, en la imagen del destino.

El perfil sociodemográfico medio del turista en el Algarve corresponde a una mujer (58,6%), casada o que vive en pareja (50,7%), de entre 25 y 64 años (69,1%), de vacaciones (80,5%), acompañada de familiares (40,7%) y con estancias de entre uno y siete días (50,8%), con un equilibrio entre hoteles de cuatro o cinco estrellas (22,6%), casas de vacaciones (21,9%) y alojamientos locales (18,3%).

Manuela Guerreiro, investigadora de CinTurs y coordinadora de la encuesta, señaló que el Algarve no es percibido, por quienes lo visitan, como un destino “eco-friendly”, lo que indica que “hay trabajo por hacer” en este ámbito.

“Aspectos relacionados con las prácticas de reciclaje o el tratamiento de residuos no son percibidos adecuadamente, cuando sabemos que hoy en día nosotros, como consumidores, tendemos a ser sensibles a estos argumentos y que entre dos productos idénticos, uno más respetuoso con el medio ambiente y otro menos, intentamos tomar la opción que nos deja la conciencia más tranquila”, subrayó.

Los dos proyectos fueron desarrollados a lo largo de tres años por la Universidad del Algarve, con financiación de la UE procedente del Programa Operativo del Algarve CRESC Algarve 2020.