Serret asume que puede ser inhabilitada tras el juicio por el 1-O de este semana

Serret asume que puede ser inhabilitada tras el juicio por el 1-O de este semana

La consellera de Acció Exterior i Unió Europea, Meritxell Serret, asume que puede ser inhabilitada tras el juicio que tiene pendiente, que empezará este miércoles, por el referéndum del 1 de octubre de 2017. Serret, que entonces era titular de Agricultura, contempla “absolutamente” la inhabilitación “vistos los precedentes”. La Fiscalía pide para la consellera 1 año de privación del ejercicio de cualquier cargo público y una multa de 12.000 euros por un delito de desobediencia.

En declaraciones a La 2 y Ràdio 4, Serret ha reconocido que “se mentaliza” para una sentencia desfavorable que le obligue a abandonar el Govern. En octubre de 2019, Santi Vila, Meritxell Borràs y Carles Mundó fueron condenados también por desobediencia. Son estos precedentes los que hacen pensar a Serret que el TSJC se inclinará por aceptar la tesis de Fiscalía. En cualquier caso, ha remarcado que no dejará la política, ya que se puede participar “de muchas maneras y desde muchos ámbitos”

Serret reivindica la acción exterior del Govern en Latinoamérica

Por otro lado, Serret ha defendido nuevamente la gira del Govern por Latinoamérica frente a las críticas de la oposición, especialmente de Junts per Catalunya, a quien ha acusado de crear “polémicas interesadas”. En este sentido, ha recordado los encuentros con cinco ministros, dos expresidentes y gobiernos regionales. “En 9 días vimos tantos ministros como en los últimos 9 años”, ha espetado Serret, en referencia a la acción exterior de los anteriores Ejecutivos, que con el procés disminuyeron sus reuniones al más alto nivel.

Para la consellera, el viaje fue “positivo”, a pesar de que tuvieron que anular dos encuentros con los máximos mandatarios de Uruguay y Colombia “por motivos de agenda de última hora”, algo que no rompe, cree, las “buenas relaciones” existentes entre las partes. Sobre el papel de las embajadas españolas, Serret ha asegurado que “no condicionaron” la acción exterior del Govern.

La dirigente de ERC también ha salido al paso de los reproches de Junts, quien criticaron unas declaraciones recientes de Marta Rovira, secretaria general del partido republicano, en las que cuestionaba la “legitimidad” del 1-O. Serret ha resaltado el “valor” de lo que fue una “expresión democrática”, pero a la vez ha reconocido que mucha gente “no se sintió interpelada”. Precisamente, a partir del análisis de los hechos del 2017, Serret ha defendido que ERC tiene una propuesta “estructurada” para fijar un rumbo al procés y ha apelado a Junts a presentar propuestas “para contrastarlas”.

En los últimos días, los dardos de Junts a ERC se han multiplicado, también por la visita de los eurodiputados en Madrid por el caso Pegasus y la respuesta que dio Aragonès al exministro Juan Ignacio Zoido, que justificó el espionaje por un presunto vínculo de Carles Puigdemont con Rusia. Los posconvergentes consideraron tibia la réplica del president, pero Serret considera que fue una intervención “muy digna y valiente”.